Contáctenos: +34 922 098 062
  • Español

Fondo Europeo de Garantía de Depósitos

JOHANNA PRIETO Finanzas Corporativas

 

26-06-2016

 

Conocida ya el sorprendente resultado del referéndum británico que venía acaparando la actualidad económica de los últimos meses, resulta interesante repasar las diferentes reacciones que tuvo la UE cuando los sondeos del archiconocido “Brexit” así lo requerían. Al margen de las múltiples y diversas advertencias/amenazas de los líderes de los principales socios europeos enfatizando en que no habría situaciones intermedias y se bloquearían todo tipo de negociaciones para mantener ciertos privilegios, que ya veremos si acabaran cumpliéndose, nos centraremos en una de las últimas reacciones del consejo de ministros de la Unión Europea (UE) los días previos al referéndum, como fue el desbloque del Fondo Europeo de Garantía de Depósitos. Como plan de choque y con el fin de demostrar que la UE sobreviviría en el medio y largo plazo a su primera escisión, evitando las potenciales turbulencias del mercado a corto plazo, el Consejo de Ministros de Economía de la UE desbloqueó sorprendentemente el proyecto de la Unión Bancaria, paralizado desde hace meses tras las reticencias de Alemania a la creación de un Fondo Europeo de Garantía de Depósitos.

La Unión Bancaria se emprendió a mediados de 2012 como el proyecto europeo más ambicioso desde la introducción de la moneda única, y tenía el objetivo de crear un espacio bancario único en el que todas las entidades financieras de la Eurozona fuesen supervisadas por el mismo organismo, aplicándoles las mismas normas, actuando en caso de rescate un fondo común, y no el país de la entidad afectada, rompiendo de esta manera con el círculo soberano-bancario. Para ello, se definieron tres pilares, los dos primeros ya avanzados, como fue la configuración del BCE como supervisor único de los mayores bancos de la zona euro (MUS) y la creación de un mecanismo único de resolución (MUR), y la ceración de un Fondo Europeo de Garantía de Depósitos dotado con fondos de las propias entidades para sufragar futuros rescates bancarios. El Fondo garantizaría los depósitos de hasta 100.000 euros, tal y como hacen actualmente los sistemas nacionales, y en la primera fase, que abarca hasta el 2020, el mecanismo nacería como un fondo de reaseguro, interviniendo sólo en los casos que se agoten los fondos nacionales, actuando a partir del 2020 la efectiva mutualización. Alemania fue inicialmente reacia a esta propuesta, bloqueando hasta ahora su ejecución, ya que temía que sus bancos acabasen cubriendo el potencial agujero del resto de bancos. Sin embargo, recientemente se han retomado una serie de medidas, que aunque tardarán años en cumplirse, minimizarían y equilibrarían los riesgos de las entidades al margen del país. Si bien este Fondo tardará todavía años en hacerse realidad, volver a poner sobre la mesa los preparativos técnicos del mismo se interpreta como una señal de que la UE y, en particular, la zona euro, seguirá fortaleciendo sus cimientos.

Al margen de la configuración y condicionantes finales para su efectiva materialización, hay que tener en cuenta que dicho fondo no cubrirá cantidades superiores a los 100.000 euros, teniendo que recurrir a otro tipo de cobertura natural para garantizar los depósitos e inversiones superiores a esta cantidad. La correcta asignación de activos y selección de instrumentos financieros, continuará siendo la opción más aconsejable para los inversores. En esta línea, la inversión a través de Fondos de Inversión conservadores, con un nivel de riesgo/ volatilidad limitada y rendimientos absolutos, se configura como una alternativa atractiva, altamente demandada por los inversores. Conscientes de esta realidad, y respondiendo a las necesidades de muchos inversores, desde el equipo de Wealth de Cross Capital se ha inaugurado el asesoramiento de un Fondo de Inversión abierto a cualquier tipo de inversor (mayorista/minorista) “Millennial Fund”. Cabe recordar la diferencia de garantías entre los depósitos y los Fondos de Inversión. En el caso de los depósitos, aquella cantidad que no cubre el Fondo de Depósitos será cubierta por el patrimonio del Banco, ganando importancia la capacidad y solvencia de la entidad a la hora de depositar los fondos. Sin embargo, en el caso de los Fondos de Inversión, el dinero se deposita en una gestora al margen del banco, respondiendo la misma de la inversión con el patrimonio financiero que gestiona, gestión continuamente controlada y supervisada por la CNMV. Tal fue el caso de Banco Madrid, donde, tras la entrada en concurso de acreedores a principios del 2015, la disponibilidad de la inversión en sus Fondos y Planes de Pensiones se hizo efectiva a los pocos meses minimizando el impacto para el inversor, y en el caso de los depósitos constituidos en Banco Madrid, no ha sido hasta esta semana cuando el Fondo de Garantía de Depósitos español ha devuelto a los ahorradores un máximo de 100.000 euros por titular.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies