Contáctenos: +34 922 098 062

La deuda en terreno negativo

JESÚS RODRIGUEZASESORAMIENTO PATRIMONIAL

07/07/2019

Las rentabilidades de los bonos se han estado moviendo hacia terrenos negativos a nivel mundial, por lo que adquirir activos de renta fija en países como Francia con rendimientos positivos se ha convertido en un reto para los inversores. Asimismo, en Alemania, la TIR del Bund también ha vuelto a terreno negativo alcanzando un nuevo mínimo histórico tras caer por debajo del tipo de depósito de la Unión Europea por primera vez en la historia. Esto significa que los bancos actualmente asumen un coste menor por depositar el efectivo en el BCE que por invertir en bonos alemanes a largo plazo. Este es el último signo que indica que los mercados esperan nuevos recortes en los tipos y mayor flexibilidad por parte del Banco Central Europeo para hacer frente a la baja inflación.

Al otro lado del Atlántico, el bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años pasaba de una TIR de 2,5% a 2,1% durante el mes de junio, lo cual, también lo sitúa por debajo del tipo de interés de la Fed. Por lo que, siguiendo la línea de Europa, los mercados también esperan recortes en los tipos de Estados Unidos en los próximos meses, descontando con una probabilidad del 100% al menos dos movimientos, uno en julio y otro en septiembre.

Esto ha llevado a los inversores a abrir su espectro de inversión, y en consecuencia a asumir mayores riesgos, pasando de comprar deuda pública a la deuda corporativa, así como bajar peldaños adicionales en la escala de calificación crediticia. De hecho, esta misma semana la multinacional británica dedicada al comercio minorista, Marks & Spencer, emitía deuda a ocho años por valor de 250 millones de libras, la cual fue sobre suscrita 8 veces, y el spread se estrechó 35 puntos básicos con respecto al precio inicial.

Por su parte, Telefónica también aprovechaba la oportunidad que brinda actualmente el mercado para financiarse a tipos bajos, como consecuencia del nuevo entorno de política monetaria en Europa. Con dicha emisión, Telefónica colocó 500 millones de euros a 20 años a inversores privados, consiguiendo cerrar la colocación a precios muy atractivos debido a la necesidad de los inversores de encontrar oportunidades de inversión de empresas solventes y que aporten rentabilidad, a pesar de que la emisión ha sido privada también ha habido sobredemanda. Además, la empresa de telecomunicaciones ha conseguido reducir el coste medio de la deuda gracias a esta colocación, ya que el tipo de interés se ha fijado en el 1,96%, muy inferior a su media actual de 3,39%

Lo anterior surge a consecuencia de haber mantenido los tipos de interés a cero (o incluso negativos) por parte de los Bancos Centrales durante la última década, además de comprar trillones de dólares de bonos (tanto públicos como corporativos) con el objetivo de mantener los tipos de interés a largo plazo bajos, con el único objetivo de dar soporte a la economía. Sin embargo, en ausencia de aumentos en la inflación, parece razonable pensar que la era de los tipos de interés bajos ha venido para quedarse, al menos de momento, de modo que, si las rentabilidades de los bonos gubernamentales a largo plazo más seguros como Alemania y Estados Unidos continúan siendo bajas, la rentabilidad esperada en otras clases de activos debería permanecer alineada.

Por si esto fuera poco, la reciente nominación de Christine Lagarde para suceder a Mario Draghi como presidenta del BCE, también ha ayudado a reducir el rendimiento de los bonos durante la última semana, ya que, debido a su perfil, el mercado descuenta que apoyará medidas no convencionales e incluso estará a favor de una política monetaria aún más expansiva que la actual.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies